Malasana o Postura de la Guirnalda

Malasana o Postura de la Guirnalda

En este artículo encontrarás una explicación paso a paso de la postura yóguica llamada Malasana o Postura de la Guirnalda, todos sus beneficios y algunas contraindicaciones que deberías tener en cuenta.

Tu relación con la comida habla de ti - Sumati

Técnica

En Tadasana, separamos los pies un poco más de la anchura de las caderas. Flexionamos rodillas y descendemos hasta ponernos en cuclillas, si no podemos apoyar toda la planta del pie podemos meter una manta o un cojín debajo de los talones. Separamos las rodillas para que queden encima de los dedos de los pies.

Colocamos las palmas de las manos juntas, delante del pecho y empujamos, suavemente con los codos, las rodillas hacia afuera.

Abrimos el pecho, alargamos la columna y alejamos los hombros de las orejas.

Hacemos de tres a cinco respiraciones profundas y salimos poco a poco de la postura. Con las manos en el suelo y las rodillas flexionadas levantamos la cadera y subimos vértebra por vértebra hasta levantar, por último, la cabeza.

Personalmente, me gusta llevar la atención al contacto entre los codos y las rodillas mientras practico la postura, también a la sensación del cuello cuando se alarga y creo espacio entre las clavículas.

Tu relación con la comida habla de ti - Sumati

Beneficios

La postura yóguica Malasana o Postura de la Guirnalda nos ayuda a eliminar gases, favorece el tránsito intestinal y mejora el estreñimiento. Alivia los dolores menstruales. Estira la zona lumbar y reduce molestias de la zona baja de la espalda. Flexibiliza los tobillos, abre la cadera y fortalece las piernas.

Tu relación con la comida habla de ti - Sumati

Contraindicaciones

No realices esta postura si tienes alguna patología de rodilla o de cadera, o si sientes cualquier tipo de molestia al practicarla.

Tu relación con la comida habla de ti - Sumati

Tu relación con la comida habla de ti

En tu lectura del libro Tu relación con la comida habla de ti descubrirás que el proceso de comer es para construir, crear nuestro pH en sangre, el cual nos producirá salud o enfermedad, desequilibrio en nuestros órganos y sistemas o paz y armonía en nuestro interior. Sumati, paulatinamente, desarrolla los temas de cada capítulo de forma lógica, coherente, llena de sentido común, fácil de entender y con paso seguro para que el lector pueda ir absorbiendo e implementando el aprendizaje de forma amena.

Malasana o Postura de la Guirnalda

Dejar un comentario

Tadasana o Postura de la Montaña - Tu relación con la comida habla de ti - Sumati