No tengo tiempo

 In Artículos Yoga

Cuando nos decimos este tipo de frases: no tengo tiempo, generamos un estado de ansiedad. Sentimos que apagamos fuegos y la vida nos lleva de un lado a otro. La vida se convierte solo en un cúmulo de responsabilidades y no disfrutamos de la misma.

Sigue pasando el tiempo, cada vez queremos hacer más y parece que tenemos menos tiempo. En los momentos que nos permitimos parar aprovechamos para llamar o ver a amigos, visitar a familiares, arreglar algo que se rompió en casa… Y de esta forma seguimos dando y vaciándonos.

Cuando te escuches diciendo: no tengo tiempo. Contéstate: ¡o sí!

Tenemos un montón de horas al día que ocupamos con lo que nosotras “elegimos”. ¿A qué dedicas tu tiempo? Crea una tabla donde puedas ir apuntando cuantas horas y minutos dedicas a trabajar, dormir, hacer tareas del hogar, whatsapp, redes sociales… Y cuántas horas dedicas a hacer algo que te nutra desde dentro.

Algunas ideas que pueden ayudarte a tener más tiempo para ti son:

  • En primer lugar necesitas querer tener tiempo para ti sin sentirte culpable.
  • Puedes reducir el uso de whatsapp y redes sociales.
  • Delegar tareas en tus hijos/as. Explicándoles tu necesidad de tener más tiempo para ti misma.
  • Apuntar en tu agenda, igual que apuntas tus obligaciones, momentos para disfrutar.
  • Planificar las tareas pendientes y clasificarlas en más/menos importantes y en más/menos urgentes. En esta entrada puedes seguir leyendo sobre los ladrones del tiempo.
  • Busca actividades que te nutran el alma. Por ejemplo puedes apuntarte a un RETIRO DE MINDFULNESS Y MINDFUL EATING.
  • Por último, organízate en el trabajo y toma consciencia de qué parte de las tareas que realizas son tu trabajo y qué tareas asumiste o de las que te cargaste sin ser tu obligación. ¿Hay algo que puedas hacer con ellas hoy en día? Detrás de esta forma de actuar suele haber una necesidad de agradar. Y esto puede ser causa de malestar, aunque conscientemente nos cueste reconocerlo.

Recent Posts

Dejar un comentario

Cómo me ayudó meditar - Sumaticírculo de mujeres - sumati