¿Soy más con lo que como?

 In Artículos Alimentación, Artículos Coaching, Artículos Yoga

¿Comemos para nutrir nuestras células? ¿Para obtener energía? ¿Para potenciarnos y llenarnos de prana, de energía vital? Pregúntate: ¿Soy más con lo que como?

A menudo, comemos de forma inconsciente, rápidamente, e, incluso, sin dar importancia a lo que nos metemos en la boca.

Es más importante prestar atención a lo que no nos comemos, que a lo que nos comemos.

Nos preocupamos por contar calorías, para asegurarnos de que tenemos todos los nutrientes que necesitamos. Y, se nos olvida que no todo lo que comemos lo absorbemos. Y, que, además, por muy sano que comamos, podemos alterar la calidad. Por ejemplo si: comemos más cantidad de la que necesitamos, lo acompañamos de alimentos ricos en antinutrientes, mal cocinados o de mala calidad,… En todos estos casos, por muy sano que sea el alimento, dejará de serlo.

¿Qué somos? ¿Cómo somos a través de los alimentos?

Con los alimentos podemos potenciar nuestras capacidades o, podemos autosabotearnos. Podemos aumentar nuestra energía o, podemos quitárnosla. Podemos ser más o menos. Pregúntate:

¿Soy más con lo que como?

Si queremos comer (y vivir) de forma más consciente, necesitamos ser sinceros y auténticos.

¿Lo que como me ayuda a ser más yo?

El primer escalón en el mundo de yoga es cumplir con unos principios universales, el primero es ahimsa, no violencia. Es habitual que cuando uno practica yoga, apetezca cada vez menos la carne.

El segundo, es satya, que significa verdad. Actuar según lo que somos. Suele ocurrir que en nuestra vida, tratamos de hacemos todo bien. Con fuerza de voluntad cumplimos con el trabajo, cuidamos de los seres que queremos,… Pero: ¿qué ocurre cuando llega la noche, la hora de la cena, los niños se han ido a dormir, han terminado nuestras obligaciones, nuestras exigencias diarias? ¿Acudimos a la comida?

La respuesta suele ser: “Sí”. En ese momento, nos permitimos todo lo que no nos hemos permitido durante todo el día. Porque hemos actuado desde los “tengo que…” y no desde nuestro centro. Hemos cumplido con todos, menos con nosotros. Hemos permitido a los demás, pero no nos hemos permitido un minuto libre a nosotros.

Tu relación con la comida puede ayudarte a conectar con tu esencia, con la verdad, con lo que tu eres. Conecta con el principio de satya, pregúntate:

¿Soy más con lo que como? ¿Me doy valor con mi forma de comer?

Respira, sonríe y abrázate.

Recommended Posts

Dejar un comentario

granola casera - sumati¿De qué tienes hambre? - Sumati