Haz las paces con la comida

 In Artículos Alimentación, Artículos Coaching

Son muchas las personas a las que les cuesta reencontrar el placer de comer sin sentir culpa después. El momento de comer se experimenta como una pérdida de control, como un dejarse llevar, como un estado emocional de catarsis. Esta necesidad emocional reflejada en la comida es algo más común de lo que crees.

Este artículo quiere dar respuesta a las personas que contestasteis “sí” a ocho, nueve o diez afirmaciones del test de “Comer sin culpa”

Haz el test y descubre cómo puedo ayudarte 

El no expresar tus necesidades, las dificultades que encuentras en el día a día, la sensación de bloqueo emocional o sentirte superada por la culpa, el malestar o la incomodidad pueden ser los motivos que te llevan a utilizar la comida como un paliativo. En estos casos, la función de esta relación con la comida es protegerte ante un mundo ante el cual, te sientes vulnerable. Así, tiene sentido que los miedos se apoderen de ti, desde ahí necesitas controlar y esto puede estar reflejado en tu relación con la comida cuando sientes que es ella la que te elige a ti y no tú a ella.

Son muchas las personas que se encuentran en esta situación, pasando del control al descontrol en forma de atracones, dedicando mucha energía a pensar si comen o no comen y, sobre todo, desgastándose emocionalmente al sentir que no pueden cambiar las cosas.

Si te identificas con esto que te comparto, te propongo un reto: hacer las paces con la comida. ¿Cómo?

  • Pregúntate: ¿de qué me protege mi forma de comer?
  • ¿De cuánto tiempo dispondrías si no pensaras todo el día en comida? Haz una lista con todo lo que harías.
  • Transforma los “no puedo cambiarlo” o “soy así”, por “elijo” o “deseo”.
  • Cada día, repite para ti, al menos una vez: “me acepto y me amo completa y profundamente

Estoy a tu disposición si quieres que te acompañe en este viaje de transformación, lo he hecho con más de 50 mujeres y te aseguro que algo dentro de ti cambiará y empezarás a absorber la vida desde un lugar nutritivo sin necesidad de acudir a la comida para gestionar tensiones mentales o emocionales.

Las propuestas que aquí encuentras te ayudarán, y más todavía si lo complementas al elegir un acompañamiento cercano, profesional e integral donde tu salud emocional sea una prioridad y no necesites luchar para dejar de comer sino que no necesites comer porque te conoces, aceptas y eres capaz de transformarte a pesar de los desafíos de la vida.

Si decides dar prioridad a tu relación alimentación-cuerpo-emociones te invito a que te pongas en contacto conmigo y me cuentes tu caso. Sin compromiso, haz clic aquí y tomamos un té online juntas.

Recent Posts

Dejar un comentario

aprender-a-escuchar-a-tu-cuerpo