Cómo combinar los alimentos

 In Artículos Alimentación

Aprender a combinar los alimentos es muy importante para cuidar nuestra flora intestinal y evitar los gases. Los gases nos dicen que no estamos haciendo bien la digestión, que no estamos absorbiendo bien los nutrientes y que, posiblemente, no cojamos el peso que necesitamos o cojamos más peso del que queremos.

No hay una única verdad en lo que refiere a cómo combinar los alimentos, ya que, según la persona, según el estado de la flora intestinal (conjunto de bacterias intestinales), según el nivel de estrés… a unas personas ciertos alimentos o ciertas combinaciones de alimentos les darán gases y a otras no. Por ello, en esta entrada, voy a hablar de reglas generales que puedes poner en práctica si sientes que tu forma de combinar alimentos no es la adecuada. Si no sabes si es la adecuada o no, puedes preguntarte por cómo haces la digestión, si sueles tener gases, cómo es tu peso…

Algunas reglas comunes a todos, sobre cómo no combinar los alimentos, son:

  • No mezclar la fruta con otros alimentos, porque fermenta y genera gases.
  • No beber comiendo, para no diluir los jugos digestivos.
  • No mezclar dos legumbres en la misma comida, incluso, ni en el mismo día.
  • No mezclar azúcar con hidratos de carbono (muesli con azúcar, por ejemplo).

Algunas recomendaciones a la hora de combinar los alimentos correctamente, son:

  • Legumbres y cereales integrales (lentejas con arroz integral, garbanzos con quinoa…), para formar una buena proteína y tener energía.
  • Verdura y cereales integrales y/o proteínas, para aportar vitaminas y minerales que ayudan a absorber los cereales integrales y las proteínas.

Algunas combinaciones de alimentos que, según la persona, a veces sientan bien y otras no tan bien:

  • Frutas y verduras, depende de la costumbre y del estado de la flora intestinal.

Lo que está claro es, que, hay ciertos hábitos que es fácil que nos generen gases y malas digestiones:

  • Comer rápido y sin masticar, sobre todo, los frutos secos y las coles crudas.
  • Frutos secos o semillas crudas.
  • Muchos crudos de golpe, sin estar acostumbrados.
  • Mucha comida de golpe.
  • Estrés
Recommended Posts

Dejar un comentario