Comer desde el miedo

 In Artículos Alimentación, Artículos Coaching

A menudo escucho en la consulta la palabra miedo en relación a la comida y es que comer desde el miedo es el principio del hambre emocional.

Por ello, en esta entrada, quiero compartir contigo algunas reflexiones. Con el objetivo de tomar consciencia sobre desde donde comemos, que al final es consecuencia de desde donde vivimos. Si cierras los ojos y sientes que abres el corazón para contestarte desde la verdad que hay en ti, hazte estas preguntas:

¿Desde dónde como? ¿Como desde el miedo o desde el amor hacia mí misma?

Desde el miedo hacia el amor

El miedo nos bloquea y nos genera inseguridad a la hora de tomar decisiones. Así, no elegimos lo que comemos sino que nos dejamos llevar por el hábito. O por lo que nos ayudó en algún momento de nuestra vida para gestionar nuestras incomodidades. Y, sin darnos cuenta, acudimos a la comida para gestionar temas que no tienen nada que ver con los alimentos. Como consecuencia nos vemos comiendo lo que no nos sienta bien. Y así aumenta el miedo y la sensación de no saber como salir de este bucle en el que nos hemos metido.

Pues bien, la última palabra siempre es nuestra. Y por experiencia comparto que hay un punto de inflexión si quieres cambiar realmente las cosas. Un punto en el que si decides dejar a un lado el miedo, ese comer desde el miedo tan profundo y arraigado, para conectarte con el amor hacia ti misma. Y cuando esto ocurre de verdad que tu cuerpo te habla. Y si aprendes a escucharlo y observar los beneficios que esto tiene sentirás que algo florece dentro de ti.

Y ese amor hacia ti misma, hacia nosotras mismas, no tiene por qué ser siempre la elección de la comida más sana a costa de no disfrutarla o a costa del cansancio. Muchas veces el comer desde el miedo tiene origen en la exigencia de:

  • ¿Y si no lo hago perfecto y vuelvo a tener esta enfermedad?
  • ¿Qué ocurre si como esto que tanto me gusta?
  • ¿Y si como este alimento prohibido?

Te contestaría a estas palabras con una simple palabra: “nada”. No ocurre nada. Deja de culparte por lo que comes o dejas de comer, solo escucha tu cuerpo, siéntete. Es más importante lo que te dices que lo que comes. Si cambias el enfoque y empiezas a hablarte desde el amor, encontrarás el punto medio y comerás equilibrado sin prohibirte ni obligarte a nada.

¿Cómo puedo vivir más desde el amor y no comer desde el miedo?

Todos estos “y si…” nos conectan con el miedo y nos separan del amor. Por ello, antes de plantearte hacer una dieta o esforzarte por comer de una cierta manera pregúntate: ¿Con qué me conecta esta frase de comer desde el miedo? ¿Cómo puedo empezar a comer desde el amor? ¿Cómo puedo empezar a vivir más desde el amor que desde el miedo?

Te leo en comentarios <3

Recent Posts

Dejar un comentario

nunca me sacio - sumaticomer-sin-dietas