¿Desde dónde vivo?

En las últimas entradas hemos hablado del yoga de la alimentación y nos hemos preguntado, ¿de qué tengo hambre? Y muy unido a esta idea…

Llevo unas semanas haciéndome esta pregunta: ¿desde dónde vivo?

Podemos hacer mucho trabajo personal, en este camino, más o menos, todos, sabemos cual es nuestro aprendizaje, nuestro hueso a roer, nuestro trabajo en esta vida. Para algunos es el tema de la familia, para otros el tema económico, para otros el amor hacia uno mismo… aquello que se nos atraganta, aquello que nos trae las preocupaciones o las culpas o las inseguridades. Siento que elegimos dónde nacemos porque ese lugar, esas personas, esas circunstancias nos ayudan a evolucionar, a mejorar y a elevar nuestra alma, nuestro ser más profundo. Siento también que, a pesar de tener detectado ese trabajo, en cuanto nos distraemos volvemos una y otra vez a caer. Hace poco, una persona a la que tengo mucho cariño, me contaba como caía en la culpa una y otra vez, cuando sentía que lo había trabajado mucho y que de alguna manera, había conseguido reducirla en su vida, se descuidaba, y de nuevo volvía con gran fuerza. Cuanto más trabajo hemos hecho sobre ello, antes nos damos cuenta de su presencia y antes podemos hacer algo para reducirlo. Pero para ello, necesitamos vivir desde lo que somos, desde nosotros.

Pregúntate: ¿desde dónde vivo?

En cada momento de nuestra vida o, incluso, del día que estamos viviendo, lo hacemos desde lugares diferentes, desde lo que esperan de mí, desde el miedo a hacerlo mal, desde la falta de confianza, desde la ira, desde el amor, desde lo que soy… ¿desde dónde vivo? ¿desde dónde vives?

Los últimos meses, en mi caso, han sido momentos de mucho movimiento, mucha expansión, he vivido mucho desde el hacer. Darme cuenta de ello, me ayuda a recogerme, a buscar de nuevo la conexión conmigo, a conectar con mis raíces.

Qué tengas un bonito día y lo vivas desde tu esencia, un fuerte abrazo

Recent Posts

Leave a Comment