¿Cómo puedo relajarme?

Observa tu cuerpo, ¿estás relajad@?

Observa tu cuerpo de nuevo, observa tu frente y tu entrecejo, ¿de verdad están relajados? ¿Y la mandíbula? ¿Tienes la lengua pegada al paladar?

Muchas veces pensamos que estamos relajados y sin embargo, recorremos nuestro cuerpo con la mente y nos damos cuenta que tenemos el ceño fruncido, las mandíbulas apretadas o la lengua pegada en el paladar. ¿Te sientes identificad@?

En mi propia experiencia, llevo varios años de práctica diaria de yoga, incluyendo también relajación y es cierto que con la práctica la capacidad de relajación va aumentando y cada vez a uno le cuesta menos relajarse pero todavía, hay veces que repaso mi cuerpo con mi mente y encuentro una y otra vez tensión en la mandíbula, en la frente, en el cuello, en una mano… Quiero compartir contigo qué es esto de ir haciendo un escáner mientras recorres tu cuerpo con tu mente.

Si quieres aprender a relajarte puedes tumbarte todos los días diez minutos e ir recorriendo tu cuerpo con tu mente asegurándote de que la zona por la que vayas pasando se relaja completamente. Puedes empezar de los pies a la cabeza o de la cabeza a los pies, no importa, lo importante es que pases por cada zona de tu cuerpo de forma consciente (como si estuvieras haciendo un escáner), que la visualices, la respires y sientas cómo se afloja y se relaja. Puede ayudarte sentir el peso de cada zona y sentir su temperatura (el pie, la pierna, la cadera, la espalda, el abdomen, el pecho, el hombro, la cabeza, la cara… primero del lado derecho y luego del lado izquierdo).

Cuando sientas que tienes todo el cuerpo relajado observa como si fueras un espectador esa sensación de relajación y de vez en cuando vuelve a tu cara para asegurarte que ésta esté completamente relajada.

Al principio, como no tenemos hábito, es más difícil relajarse y sobre todo darse cuenta de qué zonas están tensas. Con práctica y poco a poco, uno aprende a relajarse cada vez más fácilmente.

El ser capaz de relajarnos nos ayuda a reducir el estrés, la ansiedad, nos activa el sistema nervioso parasimpático acelerando el metabolismo (ayudándonos a bajar de peso), mejorando la digestión y el funcionamiento de todos los órganos del cuerpo (que dejan de funcionar correctamente cuando tenemos de forma crónica activado el sistema nervioso simpático, preparado para la acción de huida o ataque, causado por el estrés crónico).

Cuando uno está relajado aumenta la creatividad, la imaginación, el bienestar y la felicidad.

Espero que puedas poner en práctica este ejercicio y disfrutes de la sensación de relax tan placentera que te proporciona.

Por mi experiencia personal y sobre todo, en la consulta, muchas veces queremos relajarnos e inconscientemente acudimos a la comida (al llegar a casa después de trabajar por ejemplo), puedo asegurarte que empezar a implementar este ejercicio en tu día a día puede ayudarte a reducir esos atracones y no solo no te dará sentimiento de culpa sino que te sentirás más viva que nunca. Y sentirás la fuerza y motivación que uno siente cuando elige lo que quiere y lo que no quiere en su vida.

Observa los próximos días cómo reaccionas cuando quieres relajarte ¿Qué es lo que te pide el cuerpo? ¿Qué es lo que te dice el saboteador que dejas entrar a tu mente?

¿Hay algo en tu vida que haya cambiado al empezar a relajarte de esta manera?

Recent Posts

Leave a Comment