Qué comer cuando tengo la regla

La mujer pasa por diferentes etapas a lo largo de la vida, en las últimas entradas hemos hablado de la alimentación de los niños, adolescentes, hombres y mujeres.

En esta entrada vamos a hablar de la menstruación.

Los días antes de la menstruación puede ocurrir que aparezcan sensación de pesadez de piernas, dolor de cabeza, cambios de humor… Lo que nos está diciendo el cuerpo cuando esto ocurre es que hay excesiva retención. Suele ser un tema hormonal ya que baja la progesterona, la melatonina y los estrógenos, aumentando la prolactina. Los síntomas además pueden seguir cuando llega la menstruación.

La vitamina B6 y el magnesio pueden ayudarnos a los síntomas, y sobre todo, lo que más ayuda es evitar los alimentos que más bloquean a la mujer:

  • Carne
  • Embutidos
  • Mucha sal
  • Huevos
  • Quesos salados
  • Marisco
  • Café
  • Cocacola
  • Azúcar
  • Alcohol

Es importante aumentar el consumo de:

  • Frutas
  • Verduras
  • Aceite de borraja, onagra o prímula
  • Infusiones relajantes: avena, pastaflora, azahar, valeriana, amapola, lavanda, hipérico, espino blanco, mejorana y verbena.

Es importante reducir el consumo de alimentos no naturales como el aspartamo (edulcorante artificial), glutamato monosódico (está presente en gran cantidad de alimentos precocinados) y nitratos (se encuentran en conservantes y colorantes).

La práctica de ejercicio físico moderado y ejercicios de relajación son de gran ayuda.

Vamos a ver una serie de posturas de yoga que pueden ayudarte en estos momentos:

La postura del niño o “balasana”


La postura de la pinza o “Paschimottanasana”



Cuando hay dolor durante la menstruación se denomina Dismenorrea, en estos casos es recomendable utilizar plantas sedantes como hemos comentado para el síndrome premenstrual y además plantas antiespasmódicas como la milenaria, artemisa, manzanilla, azafrán, regaliz, caléndula, melosa, pulsatilla, salvia, viburno o ajenjo.

Cuando la menstruación es más abundante de lo normal, lo denominamos Menorragia. Reducir los alimentos ricos en ácido araquidónico como carnes, huevos y leches es muy beneficioso para evitar el aumento de prostaglandinas tipo 2. Además, utilizar plantas como la bolsa de pastor o milenrama que son hemostáticas y vasoconstrictoras también ayuda mucho. Además de aumentar el consumo de legumbres, semillas de calabaza y alga dulce que tienen mucho hierro, para evitar la anemia.

Recent Posts

Leave a Comment