Nervio Vago

Namaste,

En varias entradas hemos hablado de la importancia de la relajación como método para mejorar nuestra salud física, mental y emocional, controlar el estrés, sentir que vivimos más…

Hoy vamos a hablar de un nervio que influye directamente en esa capacidad de relajación tan importante si queremos evitar el estrés crónico, problemas de corazón… y vivir más plenamente. Hablamos del Nervio Vago.

Un nervio que forma parte de los pares craneales, los 12 pares de nervios que nacen en el cráneo y que se distribuyen sobre todo por la cabeza y el cuello.

De todos los pares de nervios craneales, hay uno, el Nervio Vago, que es el más largo de todos. Pasa por la cabeza, baja por el cuello, esófago, pasa entre el pulmón y el corazón, y llega hasta la región torácica y abdominal, atravesando el diafragma, enervando el estómago y los intestinos.

El Nervio Vago es uno de los principales nervios del sistema nervioso parasimpático. A nivel digestivo, este nervio se encarga de estimular los movimientos peristálticos, relajar los esfínteres gastrointestinales, estimular y aumentar las secreciones de enzimas, hormonas… recibe el sentido del gusto, controla incluso los músculos que ayudan a articular sonidos en el paladar blando…

El nervio vago también ayuda a bajar la tensión arterial, ayuda al cuerpo a relajarse, permite que el ritmo cardíaco vaya más lento, regula el sueño…

Para conseguir todos estos beneficios nos interesa que el tono vagal esté lo más alto posible. Cuanto más alto está, menos vulnerabilidad al estrés. Ya que baja el ritmo cardíaco y se activa el sistema nervioso parasimpático que nos ayuda a que funcionen correctamente las vísceras del organismo y nos ayuda a relajarnos.

Para aumentar el tono vagal podemos:

  • Aguantar la respiración
  • Mojarnos la cara
  • Beber un vaso de agua fría rápidamente
  • Presión en los ojos
  • Tumbarnos en una superficie inclinada con la cabeza más abajo
  • Contraer el abdomen
  • Respirar de forma abdominal
  • Estimular las cuerdas vocales (cantando, hablando…)
  • Meditar
  • Equilibrar la microbiota

 

Recommended Posts

Leave a Comment