Momentos de cambio

Cuando se activa esa alarma que tenemos dentro, ese malestar, esa sensación de estar en “momentos de cambio“, diciéndonos cosas como:

“hasta aquí”, “no quiero seguir así”, “no puedo más”, “necesito un cambio”

Suele ser un momento de claridad ante esa oscuridad que a veces nos impide ver, esa sensación de tener una nube en la cabeza que no nos deja avanzar.

Hay épocas en la vida en la que transitamos esos círculos virtuosos en los que empezamos a cuidarnos, nos sentimos bien con nosotros mismos, tenemos más energía, nos sentimos capaz de cualquier cosa…

Y hay épocas en la vida, días, momentos… en los que algo pasa, y de repente entramos en esos círculos viciosos en los que dejamos de cocinarnos, dejamos de hacer ejercicio, nos machacamos emocionalmente, nos sentimos mal con nosotros mismos, cogemos peso, nos miramos al espejo y no nos reconocemos…

Todos tenemos situaciones difíciles en nuestra vida, todos. La diferencia es cómo las hacemos frente. Reconocer los momentos de crisis, los momentos difíciles, y tener la claridad de afrontarlos, cuidándonos, nos ayudará a salir de ellos mucho más rápidamente. Aceptar lo que está ocurriendo con humildad, y tener la valentía de abrazarnos a través de hábitos que sabemos que nos hacen bien, nos ayuda a fortalecer nuestra seguridad en nosotros, nuestra autoestima, y sobre todo a confiar en la vida haciendo frente a lo que ocurre con lo mejor que podemos hacer a nuestro favor para estar bien: amándonos y respetándonos. Todo lo que sea machacarnos ya sea comiendo mal, comiendo de más, bebiendo alcohol, dejar a la mente que viva libremente en pensamientos muy negativos para nosotros, dejarnos a la deriva… es una forma de tapar y no querer ver lo que hay detrás, eso nos dificulta a la hora de plantear cambios y nos deja en una sensación de malestar permanente. Hay que tener mucho valor para reconocer lo que no nos gusta de nosotros y plantearse el cambio. A veces queremos adelgazar, queremos no darnos atracones, queremos salir de ese malestar… pero no lo conseguimos, ¿por que? porque en el fondo nos ponemos nosotros las trabas para no conseguirlo, porque es lo difícil, porque solo se consigue conociéndonos y porque el conocernos es reconocer lo que nos gusta y lo que no nos gusta de nosotros, y ésto es duro.

La vida son momentos, experiencias, vivencias, algunas agradables y otras desagradables. No podemos controlar lo que ocurre a nuestro alrededor, solo podemos controlar cómo hacemos frente a lo que nos ocurre.

Cuando esa alarma se enciende dentro de nosotros es una oportunidad grandiosa, ya que algo nos dice que son momentos de cambio. Momentos para revisar nuestra vida, lo que hacemos, con lo que nos identificamos, lo que nos gusta y lo que no nos gusta en nuestro día a día, lo que tenemos, lo que necesitamos, nuestras prioridades… De las crisis personales se sale fortalecido, ¡de eso no hay duda!  Durante se pasa mal, pero si se toma como un periodo para conocernos, para recolocar lo que tenemos dentro, poner nombre a nuestra tristeza, a nuestra sensación de estar estancado, a nuestro miedo al cambio, a nuestro miedo a la soledad, a nuestra frustración… reconociendo que todo eso está dentro de nosotros, saborearlo aunque sea amargo, para que nos acompañe con gratitud hacia la luz, a la claridad y a la serenidad mental. Que se alcanza cuando unos se conoce, se acepta y da cada día lo mejor de sí. Sabiéndonos imperfectos.

 

Recommended Posts

Leave a Comment