Desapego y alimentación

Namaste,

En la entrada anterior hemos hablado de diferentes alimentos que nos generan mucosidades y que afectan negativamente a los pulmones y al intestino grueso. Son alimentos que generan también a otros niveles apegos y ataduras. Estos alimentos son sobre todo las harinas y los lácteos.

A veces en la consulta la persona me dice: “A mi la leche no me la quites, necesito un vaso de leche antes de irme a dormir“, a continuación suelo preguntar por la relación con la madre o la figura materna (también la relación con la maternidad en el caso de mujeres) y en un gran número de casos hay una relación complicada, un gran apego o un trabajo pendiente.

Cuando el cuerpo nos pide lácteos y harinas, lo que nos pide es más contacto físico, más cariño y amor hacia uno mismo. 

Si te identificas con algo de lo que estoy comentando, éste es el mejor momento para plantearte un cambio (el otoño) y un trabajo profundo contigo y con esa relación hacia la madre o en relación a la maternidad. El simple hecho de planteártelo, de escucharte, de entender de dónde viene esa “necesidad”, si es tuya, si la has cogido de alguna experiencia que no te pertenece (quizá te perteneció en el pasado pero ya es pasado), de plantearte hacia dónde vas y que es lo que quieres, te puede ayudar más de lo que te imaginas.

Cuando uno quiere trabajar el desapego, puede ser muy útil la meditación.

En el mes de septiembre estuve en un Retiro Vipasana, una experiencia muy enriquecedora con momentos muy duros viendo mi sombra y momentos mágicos llenos de luz. Durante estos diez días conseguí desapegarme un poquito de mi vida, viéndola desde fuera, desarrollando una capacidad de aceptación mayor a lo que normalmente solía estar acostumbrada y sobre todo sentí soltar muchísimo a nivel emocional, haciendo mi mochila más pequeña.

Meditar es maravilloso y te lo recomiendo desde lo más profundo de mi ser, pero si no se cambian cosas del día a día, dónde uno ve realmente (a través del espejo que nos hacen las personas que tenemos cerca) los apegos que tenemos, la meditación se queda corta y no es suficiente.

Puedes empezar por ejemplo haciendo una limpieza de armario (aprovecha este momento para hacerlo, ¡te sientes tan bien!! :)), desconectando y apagando el teléfono móvil, regalando algo que para ti es importante, siendo más generoso… o de cualquier otra manera que tu sientas que te ayuda a desconectar, a limpiar, a desechar lo que ya no te sirve o que aún sirviéndote lo das y eso no te supone un problema porque lo das con amor.

Esta época es el mejor momento para soltar, ayudándote de la alimentación y de pequeños actos en tu día a día. ¿Te animas a probar?

¿Que te ayuda a soltar?

Recommended Posts

Leave a Comment