Cómo responde el cuerpo ante el estrés

Hola,

Solo entendiendo qué es el estrés podemos empezar a plantearnos cómo reducirlo. A lo largo de esta entrada vamos a  conocer las hormonas y respuestas que tiene el organismo cuando hay sensación de que la situación nos supera y sobre todo que ocurre si se hace crónico.

El estrés es una fuente de supervivencia del cerebro humano, hace muchos años, gracias al estrés y a la secreción de adrenalina cuando había que lidiar con un animal feroz se evitaba ser devorado. El problema es que el cerebro no ha evolucionado a la par de la sociedad en la que vivimos y en vez de que la función del cerebro sea la de trascender, la función del cerebro sigue siendo la de la supervivencia. El estrés de hoy en día no se da, normalmente, por amenaza de un animal salvaje, sino en las oficinas delante del ordenador por ejemplo, acompañado de una vida sedentaria.

El organismo primero segrega la hormona adrenalina que nos ayuda a activar el sistema nervioso simpático, bloqueando las funciones vitales (por no ser esenciales en este momento en el que el individuo se ve amenazado): Aumenta la frecuencia cardiaca, aumenta la tensión arterial, broncodilatación, disminuye el peristaltismo, se cierran los esfínteres digestivos y urinarios, se dilata la pupila, aumenta la sudoración, disminuyen las secreciones pancreáticas y digestivas, en el hígado se produce glucogenolisis.

El organismo después segrega la hormona cortisol para recuperarse. Momento que uno se relaja y tiene mucho hambre, cansancio y se debilita el sistema inmunológico. ¿Te suena cuando tras un periodo de estrés, te relajas y justo te pones enfermo? Es debido a que el organismo ha dejado de segregar adrenalina y está segregando cortisol.

Además, cuando hay estrés, el organismo segrega a la sangre glucosa, proteínas y otras reservas de nuestro organismo para hacer frente a la demanda de energía que “la defensa o la huida” va a requerir al organismo. Como esa defensa o huida, en nuestra sociedad, no suele llegar, esa glucosa y resto de nutrientes quedan en la sangre siendo posible origen de enfermedades como diabetes, insomnio, inmunodeficiencia…

La respuesta fisiológica del organismo ante el estrés nos produce desequilibrios a nivel mental y emocional, dificultando la concentración, la memoria, generando una neblina sobre la cabeza y produciendo ansiedad, malestar, tristeza, apatía, inestabilidad emocional, altibajos, respuestas agresivas que no se corresponden con la situación que se está dando… Creando problemas en nuestras relaciones personales o profesionales, en nuestra salud, en nuestro rendimiento y un largo etc.

Recommended Posts

Leave a Comment