Cómo gestionar mi tiempo

Namaste,

Seguimos hablando del estrés, una de las herramientas más útiles para reducirlo es mejorar la gestión de nuestro tiempo, saber cómo gestionar mi tiempo. Cuando uno no da el valor que se merece a cada ámbito de la vida (personal, profesional…) son los demás los que dan ese valor, perdiendo capacidad a la hora de decidir sobre nuestra vida y generando una sensación de frustración y malestar.

Un primer paso para gestionar adecuadamente el tiempo es conocernos, saber hacia dónde vamos, solo así podemos tener una serie de objetivos, unas prioridades y desarrollar un plan de acción que nos lleve a conseguir esas metas. Siendo muy consciente de a qué o quién estoy dedicando mi tiempo.

En este punto es esencial conocer las tareas que hacen que no lleguemos a alcanzar los objetivos que nos planteamos a nivel laboral o personal. Es lo que llamamos ladrones del tiempo, aquellas actividades “no importantes” que hay que aprender a evitarlas.

¿Qué puede ayudar a evitar las interrupciones (ladrones del tiempo)?

  • Aprender a decir NO
  • Cuando es uno quien interrumpe, preguntarse si hay un motivo suficiente que justifique la interrupción.
  • Una vez han interrumpido, se puede fijar el tiempo de la interrupción, por ejemplo: “Te doy 10 minutos, sino ven cuando haya terminado lo que estoy haciendo”. Así se evita divagar y se es más concreto.
  • Comunicar eficazmente.
  • Aprender a delegar
  • Evitar distracciones.
  • Buen uso del correo electrónico.
  • Usar correctamente el teléfono.
  • Usar correctamente internet
  • Ser ordenado, es una tarea importante y no urgente que a la larga nos evita ahorrar mucho tiempo
  • Ser puntual y exigir puntualidad por respeto con los demás y con uno mismo
  • Gestionar bien las reuniones.
  • Gestión de las emociones para no perder tiempo en culpabilidades, odios, miedos, ansiedades…
  • Utilizar los tiempos muertos y volverlos productivos.
  • Gestionar conflictos
  • Evita el perfeccionismo

Un ejercicio útil para gestionar mejor el tiempo puede ser:

  1. Durante una semana apunta el tiempo que dedicas cada día a cada tarea que realizas.

2. De esas tareas que has realizado a lo largo de esa semana, márcalas como importantes (si o no) y urgentes (si o no). Habría cuatro posibilidades: tarea importante y urgente, tarea importante y no urgente, tarea no importante y urgente y tarea no importante y no urgente.

¿Cuanto tiempo has dedicado a tareas que apoyan tus objetivos personales y profesionales?

¿Cómo podrías dejar de hacer cosas poco importantes y poco urgentes y cosas urgentes y no importantes? Dedícale tiempo a las actividades importantes y urgentes y a las importantes y no urgentes, de esta forma serás más eficaz a largo plazo y evitarás que se conviertan en urgentes.

Una gran sonrisa :)

Sumati

Recommended Posts

Leave a Comment