Tu Intestino, Tu Salud y Bienestar

El Intestino es el órgano al que más deberíamos prestar atención si queremos salud en nuestra vida. Hay muchas teorías que nos hablan sobre la importancia de éste órgano y cómo a través de él se filtran en nuestro organismo toxinas, generando inflamación y produciendo enfermedades. Una buena flora intestinal es sinónimo de bienestar, algo que todos queremos. En las últimas dos entradas hemos ido hablando depuración y Detox. Vamos a adentrarnos en este fascinante mundo :).

Al hablar de intestino nos referimos al intestino delgado que comienza después del estómago (donde se absorbe la gran mayoría de nutrientes) y el intestino grueso (compuesto por el colon y el recto). El intestino delgado comienza debajo del pezón izquierdo (mucho más arriba de lo que uno piensa normalmente), mide entre 3 y 6 metro de longitud y se pliega para poder  absorbe más y tener más superficie. Por dentro está recubierto por unas vellosidades que ayudan a esta función de absorción. Si alisaramos el intestino, contando los pliegues y las vellosidades observaríamos que el intestino mide unos 7 kilómetros de longitud, ¿increíble verdad?. Su longitud es 100 veces mayor que la longitud de nuestra piel.

En cada vellosidad del intestino delgado hay un vaso sanguíneo que está conectado con el hígado, quien analiza si la alimentación tiene sustancias nocivas o tóxicas. Si encuentra alguna sustancia de este tipo puede destruirla antes de que ésta alcance el torrente sanguíneo. Del hígado la sangre llega al corazón y desde éste se distribuye por todo el cuerpo.

Desde que ingerimos el alimento hasta que el alimento no llega al intestino delgado, uno no consigue la energía que el alimento nos aporta.

Alrededor de una hora después de digerir, el intestino delgado comienza a limpiarse, el estómago va enviando restos al intestino gracias a una válvula (el píloro) que lo separa del intestino delgado, donde se genera una potente ola que arrastra todo hacia el intestino grueso. Si entre comida y comida ingerimos se frena el proceso de limpieza, por ello es bueno dejar entre comida y comida alrededor de 4 horas.

El intestino delgado y el intestino grueso se separan por la válvula de Baushin, en el intestino grueso hay bacterias que siguen digiriendo lo que no se ha podido digerir anteriormente y absorbe líquidos.

El intestino grueso coge fuerzas suficiente para evacuar entre tres y cuatro veces por día, haciendo avanzar el bolo alimenticio. Por ello, hay personas con un sistema digestivo muy activo, que pueden ir al baño diariamente tres o cuatro veces. En la mayoría de las personas se produce una deposición al día.

Desde que ingerimos un alimento hasta que pasa al intestino grueso puede pasar alrededor de 8h en caso de un intestino rápido, y alrededor de 3 días los intestinos más lentos, lo normal es alrededor de 24h.

Recommended Posts

Leave a Comment