¿Qué mensaje podría estar dándote una migraña?

Buenos días!

Esta semana he estado analizando en profundidad el problema de la histaminosis, a raíz de una paciente en la consulta. En muchas ocasiones nos encontramos personas con diferentes síntomas que restan calidad de vida, pensamos que son síntomas aislados, tratamos los mismos y no nos damos cuenta que en ocasiones pude haber detrás una patología y que detectándola y tratándola, podemos eliminar esos síntomas y aumentar nuestra calidad de vida.

Y por eso hoy, quiero hablarte del problema de la histaminosis (se da cuando se acumula exceso de histamina en los tejidos, produciéndo síntomas).

La histamina es una molécula esencial para la vida ya que nos ayuda a realizar múltiples funciones (por ejemplo que llegue la sangre poco a poco al músculo del corazón y otros tejidos, regula la temperatura corporal, modula las fases del sueño y vigilia, influye en el sistema inmune…), está presente en todos los tejidos del organismo, si no estuviera presente la vida no sería posible. Pero como todo, el punto medio es donde se encuentra el equilibrio porque cuando está en exceso puede producir síntomas y problemas que analizamos a continuación.

El origen puede ser un mecanismo alérgico (IgE) o no alérgico, y el no alérgico puede ser exógeno (por la histamina que se ingiere con la alimentación, al no desactivarse en el tubo digestivo, pasando a la sangre) o endógena si se acumula en las células de la persona. Vamos a hablar de la:

Histaminosis Alimentaria No Alergénica (HANA)

Aquella que tiene origen cuando el organismo no es capaz de eliminar la histamina que se ingiere con los alimentos.

El origen puede ser:

  • Haber llevado una alimentación inadecuada utilizando muchos alimentos congelados, ahumados, fermentados, alcohol, soja, gluten…
  • Haber abusado de medicamentos (antibióticos, antihipertensivos, diuréticos, relajantes musculares…)
  • Problemas intestinales por inflamación, parásitos, cándidas…
  • Genético

Los síntomas pueden ser :

  • Dolor de cabeza o migrañas
  • Sequedad de la piel
  • Calambres musculares
  • Diarrea o estreñimiento
  • Hinchazón abdominal después de comer
  • Pérdida de memoria
  • Fibromialgia
  • Colon irritable
  • Desregulación de los fluidos corporales (saliva, mucosas, sudor…)…

Podemos hablar de dos tipos de histaminosis:

  • La histaminosis tóxica se da cuando tomamos alimentos con mucha histamina (alimentos mal conservados, que se han cocinado hace tiempo, carnes, pescados…), apareciendo dolores de cabeza, vómitos, urticaria, diarrea…
  • La histaminosis enteral se da cuando la persona no es capaz de eliminar la histamina que hay en los alimentos, suele ser por falta de una enzima (diaminooxidasa, DAO) digestiva. Esto puede darse por la ingesta de algunos alimentos que la inhiben, por un tema genético, por la ingesta de medicamentos o por grandes intervenciones.

Vamos a analizar la dieta, sin olvidarnos que también influye negativamente en la histaminosis el estrés, las quemaduras, las infecciones, los cambios de temperatura, los cambios de presión atmosférica… pudiendo hacer que se libere histamina. Aprender a respirar correctamente puede ser una herramienta muy útil para reducir el nivel de histamina en tu organismo.

A nivel de alimentación, lo ideal es llevar a cabo una alimentación baja en histamina. Para ello es necesario:

  • Ingerir alimentos lo más naturales posibles, que hayan tenido las menores transformaciones por el ser humano.
  • Eliminar el trigo
  • Eliminar los lácteos y todos los alimentos que puedan contener proteínas lácteas como: embutidos, fiambres, caldos concentrados, algunos panes, bollerías, conservas, patés, aperitivos…

Otros alimentos que hacen que aumente el nivel de histamina (porque son altos en esta molécula) son: el alcohol (también la cerveza y el vino), alimentos ahumados, tomate, espinaca, berenjena, aguacate, champiñones, fresas, mango, piña, kiwi, salsa de soja, mostaza, levaduras, algunos frutos secos como los anacardos, chocolate, semillas de girasol, café, te negro, pizzas…

Alimentos bajos en histamina y que te aconsejo son:

Lentejas, azukis, judías blancas o pintas, arroz integral, trigo sarraceno, quinoa, mijo, pasta de trigo sarraceno, pan de arroz o trigo sarraceno o quinoa, pescado blanco fresco y carne fresca (conejo, pavo, pollo…) que no lleve más de 48h en la nevera, algas, infusiones, algarroba, bebida de arroz, para endulzar melaza de arroz o estevia, verduras y frutas (excepto las comentadas anteriormente). 

 

Recommended Posts

Leave a Comment