Nuestro hígado y el Diente de León

Hola,

Hemos estado hablando en las últimas entradas del cuidado del intestino, del pulmón y del riñón. Hoy hablamos del hígado, el órgano más grande del cuerpo. Pesa alrededor de un kilo y medio, está colocado justo debajo del diafragma en la parte superior derecha de la cavidad abdominal.

El hígado tiene muchísimas funciones, entre otras, consigue que las sustancias dañinas sean menos dañinas, ayudando a que el cuerpo las elimine.

La sangre pasa del intestino al hígado, éste la filtra y la depura. El hígado también produce bilis para digerir las grasas en el intestino, permite que se absorban las vitaminas liposolubles (A, D, E y K), metaboliza el colesterol equilibrando la acidez del alimento al principio del intestino, convierte los hidratos de carbono en grasas…

Alimentos que bloquean el hígado son el café, tabaco, drogas, conservantes, químicos, contaminantes del agua, medicamentos, grasas…

La salud de la persona depende en gran medida de la capacidad que tiene ésta para eliminar sustancias tóxicas de su cuerpo. Durante el invierno aumentamos el consumo de grasas, aceite, sal… Si queremos prevenir alergias, problemas de piel, exceso de calor… en primavera, es importante que depuremos el hígado a partir de febrero.

Para depurar el hígado es muy recomendable el diente de león en infusión o ensalada, las verduras amargas. Es interesante también utilizar un poquito de proteína, para aportar cisteína, un aminoácido que ayuda a sintetizar el sulfato, glutation, acetil coenzima A… (toxxinas que se generan al convertir las sustancias tóxicas en menos tóxicas). Un poco de proteína tiene un efecto hepatoprotector.

La lecitina de soja también ayuda a digerir mejor las grasas (2 cucharadas con un poco de agua por las mañanas durante un mes).

Otras plantas medicinales para el hígado son:

Ajenjo, alcachofera, artemisa, bardana, boldo, cantueso, cardomariano, cardosanto, desmodio, achicoria

Recommended Posts

Leave a Comment