La dieta de la fertilidad

Hace una semana me encontré por casualidad con el libro de una persona a la que admiro mucho, María de la Calle, Jefa de Sección de Tocología de Alto Riesgo y Obstetricia Médica en el Hospital La Paz de Madrid. Tuve el placer de coincidir con ella cuando trabajaba en una empresa farmacéutica, hace más de cinco años. Justo antes de dedicarme completamente a la Alimentación y al Yoga.

María es especialista en Obstetricia y el libro que escribe, junto con Onica Armijo, se llama La Dieta de la Fertilidad y el Embarazo.

Por ello me ha apetecido escribir esta y las siguientes entradas sobre este tema que es apasionante, ayudando a saber cómo alimentarse a aquellas parejas que desean tener hijos y a aquellas parejas que están esperando un hijo.

Vamos a empezar con la dieta de la fertilidad. ¿Es importante cuidar nuestra alimentación antes de quedarnos embarazadas? efectivamente! La nuestra y la de ellos. Lo ideal es empezar a hacer los cambios que vamos a analizar a continuación de entre 3 meses a 1 año antes de la gestación, ya que entre otras cosas, el semen tarde alrededor de 90 días en regenerarse completamente.

La dieta de la fertilidad es una dieta variada, baja en grasas y calorías vacías (alimentos con muchas calorías que no aportan casi nutrientes), rica en agua, sin toxinas y con suficiente aporte de vitaminas y minerales.

Se ha visto como una dieta rica en grasas monoinsaturadas (aceite de oliva por ejemplo), con más proteínas vegetales que animales (más legumbres con arroz integral que carne o huevo por ejemplo) y con pocos hidratos de carbono refinados (azúcar, arroz/pasta blanca…) ayuda a la fertilidad. Lo ideal es evitar las grasas saturadas y los productos artificiales, ya que pueden llevar disruptores endocrinos, produciendo desajustes en los ciclos ovulatorios o en la producción de espermatozoides.

Sabemos que el problema de concebir es cada vez mayor, alrededor de 80 millones de personas tienen problemas para tener hijos en el mundo, el factor es más o menos del 50% por causas masculinas y 50% por causas femeninas. Hoy en día, el 20% de los hombres jóvenes tienen una concentración espermática inferior al nivel recomendado por la OMS (Organización Mundial de la Salud), el 40% de los hombres tienen una concentración espermática por debajo del nivel considerado óptimo para la fertilidad y entre el 30-80% de la subfertilidad masculina se debe al estrés oxidativo.

En la siguiente entrada seguiremos profundizando sobre los nutrientes más importantes a introducir en la alimentación si queremos quedarnos embarazadas.

 

Recommended Posts
Showing 2 comments
  • Johnc3
    Responder

    very nice post, i certainly love this web site, keep on it keecbcgfeffe

    • Sumati
      Responder

      Muchas gracias :)

Leave a Comment