La Cúrcuma y su poder Antiinflamatorio

Buenos días,

Si has estado en India seguro que te transportas al pensar en sus olores y aromas a especias e inciensos. Hoy me he despertado pensando en la cúrcuma, con ese color naranja y ese aroma tan peculiar. Y me he despertado pensando en un remedio antiinflamatorio que tomo de vez en cuando para prevenir la inflamación, ¡y porque me encanta el sabor! :). Normalmente al despertarme bebo medio vasito de agua templada con limón, que como posiblemente sepas, ayuda a limpiar los intestinos, a activar el sistema digestivo y si es en poca cantidad, alcaliniza el organismo. Otras veces, como hoy, tomo cúrcuma, voy a contarte cómo lo hago. Antes quiero hablarte de la respuesta inflamatoria del cuerpo y cómo prevenirla a través de la alimentación.

La inflamación es una respuesta del organismo ante algo que considera un agente agresor. Puede tener origen en un microbio (virus, bacteria….), algo químico (contaminación, metales pesados…), físico (astilla, pincho…), tóxico (sustancias ácidas que se acumulan en el cuerpo por comer en exceso, abusar de azúcares, de proteína animal…). Si uno no reduce estas sustancias, el sistema inmune se deprime y aparecen catarros muy a menudo, dolores de cabeza, gota… incluso en casos más avanzados cáncer, esclerosis, fibromialgia…

Si queremos prevenir o poner freno a estos dolores o patologías, de forma natural tenemos tres vías: aumentar el consumo de omega 3, tomar minerales alcalinos y llevar una dieta lo más alcalina posible.

El omega 3 lo encontramos en el pescado azul, nueces, semillas o aceite de lino… Hoy en día hay un déficit de omega 3 (hablaré en próximas entradas del omega 3 y del omega 6).

Los minerales alcalinos son el calcio, sodio, potasio, magnesio, cobre, hierro y manganeso. Ayudan a neutralizar los ácidos que hay en los tejidos donde se produce inflamación. Estos minerales los encontramos sobre todo en los cereales integrales (arroz, mijo, quinoa, cebada…), en las algas, en los frutos secos y semillas y en la sal no refinada.

Como te comentaba al principio, si notas que tienes pesadez, te cuesta levantarte por la mañana, dolores de cabeza, estrés… U otros síntomas que te dejan sin energía, te sugiero que pruebes a utilizar un poco de cúrcuma por la mañana. Hazlo de esta mañana: Toma un vaso de agua templada con una puntita de cúrcuma y una pizca de pimienta negra. Si quieres además le puedes añadir unas gotas de agua de mar. Que sea agua de la mejor calidad posible (mineral, filtrada, alcalinizada…).

Si además quieres profundizar en cómo llevar a la práctica una alimentación alcalina y antiinflamatoria, te ofrezco estos dos Cursos Online que he creado junto al Instituto NutreCELL:

Pincha aquí para ver el Curso de Dieta Alcalina y aquí para ver el Curso de Alimentación Antiinflamatoria.

¡Qué tengas un buen día!

Recommended Posts

Leave a Comment