El poder diurético de los rabillos de las cerezas

Namaste,

En esta y las próximas entradas vamos a hablar de algunas plantas medicinales que podemos utilizar para mejorar nuestra salud. Curiosidades sobre alimentos que tenemos a nuestro alcance y que muchas veces desconocemos todos sus beneficios.

Hoy vamos a hablar de la cereza, y vamos a diferenciar entre el rabillo y la propia carne de la cereza ya que las propiedades son distintas.

Los rabillos son diuréticos y antidiarréicos, mientras que la fruta de la cereza tiene un efecto analgésico y antiinflamatorio. Los rabillos los podemos utilizar en caso de diarrea o en caso de necesitar eliminar toxinas a través de la orina, la fruta de la cereza en cambio podemos utilizarla cuando hay alguna inflamación en el organismo o cuando hay un dolor y queremos aliviarlo.

Acuérdate de las cerezas como complemento a cualquier tratamiento que estés llevando a cabo en caso de cistitis, retención de líquidos, cuando necesites aumentar la producción de orina (después de una anestesia por ejemplo)…, siempre que quieres producir un efecto diurético en tu organismo.

El único caso en el que están contraindicadas las cerezas es en caso de insuficiencia renal grave o insuficiencia cardiaca crónica.

Los rabillos pueden hervirse durante 10 minutos y tomar un vaso de infusión entre 3 y 4 veces al día.

Las cerezas además son ricas en potasio, calcio, fósforo, vitamina A, C y E. Son ricas en melatonina, ayudando a regular el ciclo circadiano, relajan y ayudan a dormir (lo ideal es tomarlas 2h antes de ir a dormir). Son antiinflamatorias, reducen los niveles de ácido úrico, colesterol y la tensión arterial.

La temporada de cerezas es corta, dura alrededor de 3 semanas al principio del verano.

¡Y las tenemos a nuestro alcance!! :)

 

Recommended Posts

Leave a Comment