Cómo prevenir infecciones

Namaste,

¿Qué tal? imagino que de vuelta de nuevo al trabajo después de las vacaciones, el calor, el verano… para ayudarte en este proceso, en el cambio de tiempo que empieza a notarse y sobre todo para fortalecer el organismo y evitar bacterias, hongos, infecciones… que quieran aprovechar esos periodos de adaptación, vamos a hablar de una fruta, el arándano.

A nivel medicinal se utilizan las hojas y los frutos. Y el motivo de su uso es sobre todo por ser ricos en bioflavonoides, esto significa que tienen un efecto muy positivo en el sistema circulatorio (mejoran la circulación, el colágeno y hacen que se absorba mejor la vitamina C, tienen un efecto antihemorrágico y previenen las infecciones). Además los arándanos ayudan a regenerar los pigmentos retinianos (buenos para la vista), tienen efecto antidiarréico, astringente, antiséptico, antibacteriano y antifúngico.

A las personas con varices o cualquier otro proceso cardiocirculatorio de tipo venoso les vendría genial, también en caso de retinopatías (problema de la retina) u otro proceso visual, infecciones digestivas con diarrea, infecciones urinarias…

Tampoco es bueno abusar, si se toma un exceso de hojas puede producir una intoxicación.

Los arándanos pueden tomarse en infusión, zumo o comprimidos.

 

Recommended Posts

Leave a Comment